En los alrededores de San José, se conservan vestigios de pinturas y petroglifos.

En Quimome, se pueden apreciar fascinantes expresiones graficas dejadas por el hombre de la antigüedad en formaciones rocosas, con características  abstractas que nos remontan al pasado.

Destacan los petroglifos: Popé Santoxh, El Diablito, Roca Alada y San Pedro y las pinturas rupestres de Motacusito y Capinzal.