Se encuentra a 45 km. hacia el este de San José.

Es un sitio de gran valor arqueológico considerado como el único lugar de la región chiquitana con ruinas visibles, vestigios de lo que fuera el templo de la misión Jesuítica de San Juan Bautista, fundado por los padres Jesuitas Españoles en 1.699.

Hoy en días estas ruinas se conocen como Taperas de San Juan  Bautista, población que se formó en 1948 como parte de la construcción del ferrocarril Santa Cruz – Corumbá.